domingo, 5 de marzo de 2017

UNA NOCHE DE CUENTO EN LAS CASAS DE MURILLO CON COSECHA DE INVIERNO

Pep Bruno, Sandra Araguás y Nacho Pardinilla revitalizaron este sábado antiguas fábulas ante un numeroso público. Todos los espectáculos tuvieron el fuego como marco perfecto para el encuentro, la comunicación y la palabra.


Tres maestros de la oralidad embelesaron ayer a una nutrida y entregada audiencia con sus narraciones al amor del fuego en Murillo de Gállego dentro de la jornada que la muestra de artes Cosecha de invierno dedicaba a los cuentos populares.

Pep Bruno, desde Guadalajara, Nacho Pardinilla, desde Radiquero, y Sandra Araguás, desde la Hoya, ofrecieron dos horas de historias en sucesivos pases para ir dando cabida al centenar de personas, muchas de ellas familias con niños, que se desplazaron hasta Murillo de Gállego. Una gran hoguera en la plaza de Santiago Ramón y Cajal les daba la bienvenida y, acompañados por música de gaita, los grupos iniciaban a las 20:00 horas una ruta por tres viviendas particulares de la localidad donde se localizaban los pequeños espacios escénicos para los tres cuentacuentos.

Nacho Pardinilla
Nacho Pardinilla llenó el fogaril en un museo etnográfico portátil y fue con sus historias trasladando a los visitantes hasta la vida en el mundo rural de hace algunas décadas, cuando la ausencia de tecnología electrónica era paliada con remedios, inventos y creencias que daban cuerpo a la cultura tradicional aragonesa. Las personas mayores recordaban y los más pequeños se maravillaban con calendarios de cebolla, medicinas de ceniza y puntas de rayo.

Pep Bruno
En una vivienda situada en lo más alto del pueblo, Pep Bruno —uno de los más afamados cuenteros españoles— encandilaba a todo el público que se sentaba a su alrededor con la sencillez de su forma de contar. En sus manos los viejos cuentos se actualizan y desprenden de tópicos, se llenan de dobles sentidos, de pícaros giros y de complicidades con la audiencia.

Sandra Araguás
Finalmente, Sandra Araguás extrajo de su soberbia naturalidad las cualidades para conectar con todo tipo de público. Desde los más niños hasta los adultos acaban inmersos en el ambiente del cuento. Brujas, niñas valientes, demonios o fábulas regresan a la escena con la misma fuerza que tuvieron en el momento de su creación.

La Hoya vivió en esta decimotercera edición de Cosecha de invierno, muestra de artes que organiza entre el 3 y el 26 de marzo el Área de Cultura de la Comarca Hoya de Huesca|Plana de Uesca, una noche de cuento que, como expresó la alcaldesa de la localidad, Marta de Santos, en su bienvenida a los asistente “es un deleite para llenar de cultura nuestros pueblos y redescubrir a los grandes artistas que hay en el territorio”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar!
Recuerda respetar las normas básicas de convivencia, evita utilizar un lenguaje ofensivo y cuida la ortografía.